Nuevo Activismo Corporativo

Juan Rivadeneira F. (@juanchoriva)
Toda empresa que desea insertarse estratégicamente en el mercado debe considerar como uno de los pilares de su operación al llamado Departamento de Riesgos o de Asuntos Corporativos. Regularmente estas oficinas concentran el pensamiento estratégico de la compañía y resuelven los asuntos externos que ocurren.
 

Ya en los años 80 del siglo pasado en Estados Unidos las empresas consolidaron sus oficinas de asuntos externos. Las que tenían operaciones “pequeñas” las fundaron a nivel local o estatal y las que tenían operaciones más grandes sumaban una oficina en la capital. Pero fueron Edward Grefe y Martin Linsky quienes definieron y dieron forma a esta operación conocida como el “Nuevo Activismo Corporativo” (1995). En suma, los autores señalan que dicha oficina debe:

  • Definir las “cartas de presentación” de la empresa: El impacto económico y social principalmente
  • Mapear y seguir los asuntos políticos de interés de la compañía: Riesgos regulatorios y de la comunidad
  • Identificar los actores que tienen distintos grados de influencia sobre los asuntos. Los conocidos como “Influyentes” son aquellos que de alguna manera con su sola presencia o intervención pueden generar un cambio o reacción en la comunidad
  • Movilizar a grupos de apoyo u oposición para impulsar o defender posiciones respectivamente
  • Apuntar y transmitir el mensaje adecuado a los actores identificados

Cabe destacar que este enfoque define a los actores como “Amigos” (los que están completamente de lado de la causa que se defiende); “Enemigos” (los que nunca cambiarán su posición en contra); y los “Influenciables” que son los que definirán el peso en la balanza de la opinión pública –apoyando o rechazando- la batalla que se libre.

En el Ecuador poco a poco las empresas han introducido este análisis en su estrategia de asuntos corporativos y riesgos de operación; sin embargo, son las compañías extranjeras las que tienen más claro el panorama precisamente por su amplia experiencia global.

Al momento se divisa un futuro prometedor para algunas industrias en el Ecuador. Para las empresas que hagan parte de su estrategia al “Nuevo Activismo Corporativo”, es muy probable que surfeen sobre la ola del crecimiento económico o, al menos, puedan sortear las tempestades que los asuntos políticos y regulatorios provoquen.

Encantado de discutir y profundizar el tema: jrivadeneira@profitas.com

This entry was posted in Análisis. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>