Cambios en el Gabinete

El secretario particular de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, indicó que este 08 de mayo, todo el Gabinete iba a presentar la renuncia a su cargo. Esto con el fín de que el presidente Moreno pueda evaluar su gestión en lo “técnico y político” para iniciar el segundo año de mandato. Este hecho que no es atípico, al cumplirse un año de Gobierno, le permitiría al presidente Moreno oxigenar su gabinete, transmitir un mensaje de cambio y recuperar algo de apoyo político. Es importante recordar que en las últimas semanas, la credibilidad y apoyo del presidente Moreno han caído de manera importante.

El gobierno ha indicado que los cambios se anunciarán el 24 de mayo, fecha en la que el presidente Moreno dará su informe a la Nación. Consideramos que los cambios primordialmente afectarán algunos funcionarios de más alto perfil vinculados con la anterior administración. Por ejemplo, fuentes en NNUU nos han confirmado que existe una alta posibilidad de que María Fernanda Espinosa sea elegida como presidente de la Asamblea General, por lo que dejaría la Cancillería. Por las mismas razones, Miguel Carvajal podría dejar la Secretaría de la Gestión de la Política, pero no necesariamente la administración.

Dentro de la presidencia, Andrés Mideros (secretario de la Presidencia), Juan Sebastián Roldán (secretario particular de la Presidencia) y Andrés Michelena (secretario Nacional de Comunicación) deberían mantener sus puestos. Estos funcionarios, han construído una relación muy cercana con el Presidente y han recibido en los últimos meses responsabilidades cada vez mayores.

Creemos probable que los ministros de Hidrocarburos, Carlos Pérez, de Comercio Exterior, Pablo Campana y de Turismo, Enrique Ponce de León, se mantengan en sus cargos. Pérez está liderando la fusión de los ministerios de Hidrocarburos, Minería y Energía y su salida complicaría el proceso. Dentro de dicho proceso, es probable que la ministra de Minería encargada, Rebeca Illescas, pase a ocupar el nuevo viceministerio de Minas. A la vez, no habría necesidad de nombrar un nuevo ministro de Energía. Cabe esperar que conserven sus cargos los ministros del Interior, Mauro Toscanini y de Defensa, Oswaldo Jarrín, pues acaban de ser nombrados y están a cargo de los delicados asuntos de seguridad.

En cuanto al frente económico, resulta cuesta arriba reemplazar a Elsa Viteri, por que no hay muchos interesados en tomar la posta, por que ha permanecido poco tiempo en funciones y por qué debería liderar (Junto con el ministro Campana) el proceso de aprobación del proyecto económico urgente que el Ejecutivo enviará al Legislativo esta semana.

Finalmente, consideramos que los eventuales cambios en el gabinete no señalan una nueva dirección en las reformas económicas que han venido siendo anunciadas.

Financiamiento

La ministra de Finanzas anunció que no incluirá cambios en el techo de la deuda luego de un reciente informe de auditoría de deuda emitido por Contraloría. Elevar el techo de la deuda requeriría que el Gobierno presente un plan de consolidación fiscal y sostenibilidad de deuda, cuya aprobación en Asamblea luce compleja. Mientras tanto, existe una parálisis entre los funcionarios de Finanzas, que no se animan a suscribir asuntos de financiamiento, por temor a posibles contingencias legales.

Sin embargo, Finanzas estaría consciente de que la necesidad de mayor financiamiento durante este año es inevitable. En ese sentido, la Ministra Viteri ha venido posicionando en los últimos días el discurso de que los niveles de deuda son menores a lo planteado por Contraloría, con la intención de mantener abierta la posibilidad de obtener financiamiento en los próximos meses.

Aún así, la incertidumbre en torno a la legalidad de la nueva deuda seguirá siendo un problema para los funcionarios y acreedores, y puede obstaculizar el acceso al mercado por parte del gobierno. Todo esto deja el financiamiento del gobierno para el resto del año altamente incierto en un contexto en el que necesita unos $ 4,5 mil millones, según Viteri. El Gobierno probablemente pueda superarlo subejecutando el presupuesto (algo que ya he venido haciendo), retrasando pagos a proveedores o efectuando acuerdos bilaterales con gobiernos que no se consideren endeudamiento, acciones que erosionará aún más su popularidad de cara a un 2019 aún más desafiante.

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: