Por: Maria Gotti | Analista en Proyectos de Sostenibilidad en Enel |13 de Septiembre de 2016. Este reporte fue publicado originalmente en el sitio web sharedvalue.org (Post traducido por Prófitas S.A.)

Preservar la biodiversidad es uno de los objetivos estratégicos de la política ambiental de Enel. De hecho, el Grupo promueve proyectos que buscan proteger las especies locales, sus hábitats naturales y en general los ecosistemas locales. En 2015, el Grupo adoptó una política de biodiversidad que define una serie de principios que deben ser seguidos durante la selección y ejecución de proyectos en toda la cadena de valor. Enel se comprometió en particular:

La empresa Enel está considerando el caso, como una oportunidad para el crecimiento de su negocio y también como una innovación potencial para todo el país. Para lograr esto de la manera más sostenible, innovadora, eficiente y efectiva, se lanzó el programa Futur-e.  La iniciativa busca encontrar las soluciones más innovadoras y sostenibles para desmantelar estas plantas, fortaleciendo simultáneamente las relaciones entre la empresa y las comunidades con un enfoque proactivo y atractivo.

Aplicar el enfoque de Creación de Valor Compartido, es en este caso, esencial para lograr los resultados más apropiados de acuerdo al contexto y este concepto define la esencia del Programa Futur-e. Un análisis contextual profundo, que promueva una participación directa y atractiva de las comunidades locales en sesiones creativas y encuestas, así como un análisis de materialidad para seleccionar las acciones más relevantes para cada contexto es lo que produce un programa exitoso.

Por ejemplo, en el caso de Porto Tolle, se realizó un estudio a profundidad del contexto y un análisis de materialidad, el cual apoyó a la empresa a comprender el territorio, destacando las formas de reutilizar la planta de la manera más sostenible e interesante tanto para Enel y los actores locales interesados. La planta de Porto Tolle determinó el desarrollo social y económico de la zona circundante, por lo que este enfoque es fundamental para valorar las actividades empresariales locales y el potencial territorial.

Como parte de las iniciativas de Futur-e, Enel inició actividades creativas de intercambio de ideas que involucraron a instituciones locales, empresarios, ONGs y empleados, con la finalidad de escuchar a las partes interesadas locales y juntos encontrar la mejor manera de reutilizar la planta energética. En la planta de “Pietrafitta” la metodología ayudó a la empresa a identificar la mejor solución, tanto para el negocio como para las partes interesadas al mismo tiempor.

En plantas como la de Bari, La Spezia, Alessandria, Rossano, Montalto di Castro, Porto Tolle y Trino, las actividades de participación de las partes interesadas involucraron entidades industriales locales, instituciones locales e internacionales, universidades y escuelas para evaluar los proyectos seleccionados y promover su difusión. Estas actividades lograron reunir a 8.400 actores interesados a nivel nacional y local, así como la creación de una página web a través de la cual, la compañía proporciona información transparente sobre el programa y en la que todos los interesados pueden referirse.

La planta de Alessandria es un ejemplo, en donde la solución para la reutilización de la planta fue puesta en manos del ganador de un concurso internacional que se lanzó para la ocasión. El proyecto ganador fue XXL – Xtreme Xperience Land. El proyecto planteó reemplazar la planta con un innovador parque dedicado a los deportes extremos, el cual presenta 5 elementos centrales: agua, tierra, aire, energía, naturaleza. La idea del ganador se ha presentado a varios inversionistas financieros e industriales y las discusiones están en curso para un posible desarrollo.

En todos los ejemplos mencionados, antes del lanzamiento de una “convocatoria pública”, Enel organiza una encuesta personalizada según el contexto, para conocer y reconocer las necesidades y expectativas locales. Los resultados de las encuestas son útiles para desarrollar un plan de gestión compromiso de las partes interesadas, así como durante la selección de  la mejor solución para la reutilización de la planta.

VALOR PARA LOS NEGOCIOS

Obtener conciencia y percepción de la comunidad sobre el desmantelamiento; Reducir los costos de demolición a través de una reutilización personalizada; garantizar las normas ambientales y aplicar el modelo de economía circular a través de la reutilización de materiales.

VALOR PARA LAS PARTES INTERESADAS

Protección del medio ambiente; Nuevas oportunidades de empleo; La promoción del patrimonio natural, cultural y artístico local y la excelencia basada en las necesidades locales; Apoyo del desarrollo de actividades empresariales locales.

Este artículo fue originalmente publicado en la página web de Shared Value Initiative bajo el título “ Creating Shared Value in the Italian Context – Futur-E & Decomissioning of Assets”.

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: