En un artículo recientemente publicado por Bloomberg[1] se señala a Ecuador como uno de los países con mayor probabilidad de default en su deuda pública, luego de la cesación parcial de pagos realizada por Venezuela. Ante esta advertencia cabe hacer algunas precisiones que permiten poner en perspectiva la real posibilidad de default del país.

Ecuador tiene un pobre historial crediticio, habiendo declarado moratorias a su deuda externa en cuatro ocasiones durante los últimos 36 años, en promedio una vez cada nueve años. El incumplimiento de sus obligaciones en los años 1982, 1987 y 1999, ocurrieron como consecuencia de sobreendeudamiento, altos costos financieros, bajas exportaciones, crecientes desequilibrios fiscales y la ocurrencia de desastres naturales. Mientras que en 2009 la moratoria se dio por consideraciones políticas al declararse como ilegítima una porción de la deuda en bonos.

Al comparar algunos indicadores del Ecuador en este momento, frente a los registrados cuando declaró defaults por complejas coyunturas económicas, se evidencia que todavía existe margen de maniobra para que el país cumpla con sus obligaciones externas. Mientras que en 1987 y 1999 la deuda pública externa superaba el 70% del PIB, en la actualidad no alcanza el 30% del PIB, cifra similar a la registrada en 1982. El servicio de la deuda pública externa (intereses más amortizaciones) no sobrepasa el 5% del PIB en 2017, un porcentaje inferior al registrado en 1982 (6%), 1987 (11,5%), y 1999 (6%). Las exportaciones representan hoy por hoy aproximadamente el 20% del PIB, similar a lo registrado en 1999 (22%), pero superior a lo observado en 1982 (11%) y 1987 (14%). Finalmente es importante resaltar que en lo que respecto al déficit fiscal, el registrado en la actualidad (5% del PIB) es mayor al observado en los otros años, cuando no superaba el 4% del PIB.

Al no tener Ecuador un buen registro como pagador, los mercados lo han castigado con un riesgo país elevado, por encima al del resto de países de la región, con excepción de Venezuela. Este último registra un valor de 4.600 puntos, mientras que Ecuador presenta un índice inferior a los 600 puntos, pero que de todas manera es mayor al de Perú (115 puntos) o Colombia (187 puntos). A más riesgo país [2], mayor probabilidad de default y por lo tanto mayor costo de financiamiento. Ecuador en este momento está muy lejos de enfrentar un escenario como el venezolano, pero los inversionistas reconocen que es más riesgoso invertir en títulos ecuatorianos que en títulos peruanos o colombianos.

La publicación de Bloomberg sí es un llamado de atención para que Ecuador realice las correcciones necesarias que permitan evitar una moratoria de deuda a futuro, la misma que tendría graves implicaciones para una economía dolarizada que depende del acceso a dólares vía financiamiento internacional. Ojalá los cambios de esta semana en el equipo económico del gobierno, sirvan para promover una consolidación fiscal, priorizar fuentes de financiamiento menos onerosas y ajustar el tamaño del Estado a una realidad de menos recursos.


[1]-https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-11-17/venezuela-s-collapse-now-puts-these-debtors-in-traders-sights
[2]- Riesgo País: El Embi se define como un índice de bonos de mercados emergentes, el cual refleja el movimiento en los precios de sus títulos negociados en moneda extranjera. Se la expresa como un índice o como un margen de rentabilidad sobre aquella implícita en bonos del tesoro de los Estados Unidos. (Fuente: Banco Central del Ecuador)

0ce87375-a23c-4671-bedb-89f77538c5a2

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: