Los ministros designados por el nuevo Presidente Lenín Moreno evidencian cierta ruptura respecto al perfil de los funcionarios que habían integrado los gabinetes durante los 10 años de gobierno del ex Presidente Rafael Correa. En general, durante la anterior administración participaron ministros cercanos al proyecto político de la “Revolución Ciudadana”, tanto como ideólogos, militantes de Alianza País, o tecnócratas. Ahora Moreno ha incluido a actores ajenos al movimiento o que se fueron alejando del mismo, tendiendo puentes con sectores políticos, sociales y empresariales, que fueron marginados de las decisiones de gobierno en la última década.

El gabinete saliente de Rafael Correa incluía una buena cuota de funcionarios de su absoluta confianza, que se habían mantenido durante todo su gobierno, como Ricardo Patiño, Vinicio Alvarado y Alexis Mera. También funcionarios que fueron escalando posiciones hasta llegar a ser ministros, con perfiles más técnicos que políticos. Así mismo, algunas de las figuras fundadoras de AP, más ideológicas, habían sido excluidas del Ejecutivo. Si bien existía dentro del gabinete una distribución equitativa en términos regionales, con una participación similar de funcionarios serranos y costeños, se percibía que en los órganos de decisión tenía mayor influencia el círculo cercano a Correa y Glas, amigos desde la juventud en Guayaquil.

En contraste, el gabinete de Moreno incluye a militantes fundadores de AP como: Fander Falconí, María Fernanda Espinosa, Miguel Carvajal, Augusto Barrera, y Rosana Alvarado. Aproximadamente el 70% del gabinete de Moreno proviene de la Sierra, evidenciando un desplazamiento del poder dentro de Alianza País a los círculos tradicionales de Quito que ayudaron a constituir en su momento el movimiento y cercanos a los movimientos sociales y la academia. También incorpora a políticos de otras tiendas políticas como Humberto Cholango (Ecuarunari), Raúl Ledesma (Centro Democrático) e Iván Espinel (Compromiso Social), algo poco usual durante la gestión de Correa.

A pesar de que en el frente económico se mantienen figuras cercanas a la anterior administración, como Patricio Rivera (Asesor Presidencial) y Diego Martínez (Representante en la Junta de Regulación Monetaria y Financiera), se evidencia una apuesta a acercar posiciones con el sector privado, al nombrar como ministros en áreas claves para los negocios a personas con un claro perfil empresarial. Ese es el caso de Eva García en Industrias, Pablo Campana en Comercio Exterior, Carlos Pérez en Hidrocarburos, Enrique Ponce de León en Turismo, y Guillermo León en Telecomunicaciones. Sin duda esto abre espacios para que el sector empresarial influya en la política pública, algo que evitó Correa durante su gobierno.

Finalmente, al ser el gabinete de Moreno más incluyente que el de Correa, es de esperar que se produzcan mayores tensiones entre las diferentes facciones dentro del gobierno, ya que medidas pragmáticas que sean promovidas desde el ala empresarial podrían chocar con el sector más ideológico. Esto también puede llevar a contradicciones en la implementación de políticas, lo que puede dificultar la gestión gubernamental y generar señales confusas entre los agentes económicos.

grafico-2-6-17

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: