El vicepresidente Jorge Glas fue condenado a seis años de prisión por el delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht. Este hecho es de alta relevancia en América Latina, ya que apunta al funcionario de más alto rango político “en funciones”, luego de que el cargo del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski no fuera declarado en vacancia.

El proceso judicial seguirá su curso y las apelaciones -hasta ahora negadas- no progresarán, dejando el futuro político de Glas en entredicho. Entre los principales efectos de la condena, creemos que la facción correísta de Alianza PAÍS se debilita aún más y el camino para la salida formal del cargo de Glas -que tanto se ha resistido- está allanado. Además, el juicio político -tan dilatado por correístas y morenistas en la Asamblea- ha encontrado un incentivo para avanzar y el trámite ha pasado del Consejo de Administración de la Legislatura a la Corte Constitucional para su dictamen de constitucionalidad, el cual ha resultado favorable. Que haya tiempo para su procesamiento político o que sea eficiente para removerlo del cargo es motivo de otro análisis, lo cierto es que Glas podría dejar el cargo el 02 de enero de 2018, al cumplirse los 3 meses de abandono de cargo.

Por su parte, el ex presidente Correa y su facción se encuentran en una situación compleja y sin espacio para actuar políticamente con éxito. Todos ellos además estarán preocupados luego de la orden de la Corte Nacional de Justicia para que la Fiscalía investigue otros tipos de delitos que podrían configurarse en esta trama. Correa dijo (la tarde de la condena) a la cadena CNN que “vienen por mí”. Es probable que al haber sido Jorge Glas la autoridad máxima dentro de los sectores estratégicos, se genere mayor escrutinio y fiscalización sobre su gestión, pudiendo avanzarse nuevos procesos que involucren a más funcionarios públicos y empresarios que hicieron negocios con el Estado.

Por estas razones, consideramos al “caso Glas” políticamente irreversible y pronto a su cierre. En especial porque el presidente Moreno probablemente presente una terna a Asamblea para reemplazarlo pronto. Este personaje creemos será de la facción morenista, lo cual permite avanzar a Moreno en la consolidación de su poder en el Ejecutivo que estuvo en duda por el conflicto con el ala correísta. Además, le permitirá fortalecer su posición dentro de Alianza PAIS, así como mejorar sus posibilidades de ganar la consulta popular de febrero próximo.

1513951659-2

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: