A nueve días de la elección general aún existe la posibilidad de una victoria del candidato oficialista en una sola vuelta, pero siendo un escenario más probable una segunda vuelta entre el candidato oficialista y un candidato de oposición – seguramente Guillermo Lasso- con base a las encuestas presentadas en días anteriores.

La intención de voto por Lenín Moreno ha venido descendiendo de manera constante desde el año pasado debido primordialmente al impacto de la recesión económica y de los escándalos de corrupción que han afectado a figuras del gobierno de Alianza País. Es la primera vez en 10 años en que el oficialismo se presente a las urnas con un alto nivel de pesimismo entre los votantes y en que la oposición tiene alguna posibilidad de triunfo. A pesar de ello, los últimos sondeos presentados todavía ubican en un primer lugar al candidato oficialista, con una intención de voto de entre 28% y 35%. En términos de votos válidos, Moreno aún se encuentra muy cerca o por encima del umbral de 40% (más 10 puntos de diferencia con el segundo lugar) necesario para ganar en una sola vuelta.

Por otra parte, la mayoría de las encuestas ubican a Guillermo Lasso en un segundo lugar con una intención de voto de entre el 15% y 22%, y a Cynthia Viteri en un tercer lugar con una intención de voto que va del 14% al 20%. Si bien la candidatura de Viteri ha tenido un rápido crecimiento en las últimas semanas, parecería no será suficiente para alcanzar a Lasso antes de la elección del 19 de Febrero. Una sola encuesta ubica hoy a la candidata en segundo lugar. Guayaquil se ha convertido en un fuerte campo de disputa política entre ambos candidatos, a la que se ha sumado Dalo Bucaram, quien puede restarles votos en esa plaza.

Por otro lado, es importante destacar que todavía existe un elevado nivel de indecisos (20% – 35%) y de votos blancos y nulos (12% y 19%) que pueden hacer la diferencia en el resultado de primera vuelta. En base al comportamiento observado en los últimos meses, la caída en el número de indecisos ha beneficiado en mayor proporción a los candidatos de oposición que al oficialismo. Mientras que un alto número de votos inválidos, podría inclinar la elección a favor de Alianza País.

En un escenario de segunda vuelta, las condiciones cambian significativamente. Si bien, actualmente existe un mayor respaldo al candidato oficialista, el significativo ánimo de cambio (85% según encuestas) y el cada vez más importante impacto de los escándalos de corrupción, bien pueden cambiar el balance a favor del candidato de oposición en los próximos 50 días. Sin embargo, es importante mencionar que el candidato Moreno aún cuenta con un nivel de aprobación mayor al de los demás candidatos.

Independientemente de quien gane las elecciones, cabe esperar un periodo de inestabilidad debido al conjunto de problemas económicos y políticos que deberá sortear el próximo régimen (ver riesgos políticos claves en 2017).

grafico-10-02-2017

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: