Si todavía quedaban sospechas de que los ataques políticos al interior del oficialismo eran un “show”, las acciones de las últimas 72 horas terminan por sepultar tales teorías. La publicación del audio de una supuesta conversación entre el ex contralor Polit y un delator de la empresa Odebrecht, fue el disparador de una crisis política, apenas a los 70 días de posesionado Lenín Moreno (LM).

La delgada tela de duda que el Vicepresidente se esforzaba por sostener respecto a los escándalos de corrupción finalmente se quebró y, -sobre la base de movimientos calculados, frialdad, así como comunicación indirecta- Lenin Moreno sentenció su destino al decir: “no me voy manifestar, pero tomaré acciones”. Entre “compañeros revolucionarios” tal declaración -además de no mostrar apoyo- implicaba una amenaza que fue cumplida con el retiro de todas las funciones al Vicepresidente. Este último prefirió el ataque y conservar el cargo al señalar: “me han quitado las funciones por pedido de Abdalá Bucaram, Guillermo Lasso, de los empresarios, de los opositores, traicionando la votación popular que eligió a un binomio… No renunciaré”.Luego de 10 años de control político que Rafael Correa impuso sobre sus aliados, lo ocurrido en los últimos días constituye un verdadero “golpe de mesa” y las fichas del tablero político todavía calculan las posiciones que adoptarán. Evidentemente existe una disputa por el control de Alianza País entre LM y RC, que se evidencia en el “manifiesto del bloque AP/Aliados”, que intenta contentar a todos ya que: insiste que son 74 asambleístas unidos, “respalda las decisiones de política económica tomadas por el ex-presidente Rafael Correa y su equipo”, lamenta los pronunciamientos de Glas y que Moreno le haya quitado las funciones y, concluye brindando su “pleno respaldo” al binomio.

Ante esto, Moreno estaría detrás de salvar la mayoría de respaldos en el bloque legislativo, no por otra razón dicho comunicado dice: “Señor Gustavo Larrea, no recibiremos ni sus llamadas, ni a sus emisarios. Deje de tomarse el nombre del presidente Moreno para su protervos intereses”. Larrea fue visto en el Palacio durante esta crisis, se sabe de su cercanía con Moreno, así como de sus habilidades para la negociación política.

En cuanto al futuro del Consejo Consultivo Productivo Tributario (al momento en acefalía), consideramos que la salida de Glas producirá efectos positivos sobre su trabajo. La alta exposición del Vicepresidente en escándalos de corrupción, era factor de incomodidad para los participantes. Conocemos que un funcionario de Senplades lo reemplazaría. Cabe también advertir que las disputas internas en el oficialismo podrían llevar a cambios dentro del gabinete.

Para Moreno, esta ruptura significa un enorme reto para la gobernabilidad en su mandato ya que su espacio de maniobra política se reduce. Ante una poco clara mayoría -propia o nueva- en la cámara, deberá multiplicar esfuerzos para lograr reformas (en especial económicas) que requieran de su aprobación. Será particularmente complejo, especialmente dentro de AP, ya que las tensiones se profundizan. Esta mañana  LM dijo no estar de acuerdo “con la lealtad de los mafiosos”, que se encubren entre ellos.

En cuanto al Vicepresidente, su futuro político está altamente comprometido. En especial porque la Fiscalía ha iniciado un proceso de indagación por presunto peculado en su contra. Además, diario Expreso ha accedido a un nuevo audio en el caso Odebrecht, en el que su tío supuestamente ha dicho al delator: “Quiero que me ayudes, necesito plata para la campaña de vidrio”. La tenaza se cierra cada vez más y sus opciones de supervivencia política son casi nulas, estando su cargo en manos de quién finalmente mantenga el control de AP en la Asamblea, LM o RC.

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: