La Asamblea Nacional con 70 votos a favor, designó a María Alejandra Vicuña, la primera de la terna enviada por el Ejecutivo, como nueva vicepresidenta de la República en reemplazo de Jorge Glas. Esta votación develó una nueva dinámica política en el Legislativo, que dejó entrever las debilidades y diferencias al interior del oficialismo y oposición.

De los 74 miembros del bloque de Alianza PAIS-Aliados (AP), 28 identificados con la facción correísta estuvieron ausentes y 1 se abstuvo (reemplazo de Verónica Arias). Su ausencia dentro de la votación, demuestra que esta facción permanece unida y alineada con los intereses del ex presidente Correa. Sin embargo, es importante destacar que no votaron en contra de Vicuña, como lo hizo la “verdadera” oposición. Esto plantea un problema para el presidente Moreno, sobre todo al interior de las comisiones donde se trata legislación sensible, donde correístas tienen un mayor peso e incluso las dirigen. En ese sentido, asambleístas afines a Moreno han señalado la intención de evaluar las Comisiones que generan trabas y mocionar un cambio en sus autoridades.

Por otra parte, quedó expuesta la debilidad del bloque de asambleístas que respalda a Moreno (45) al tener que recurrir a 25 asambleístas de otros bloques para designar a Vicuña. De los 25 asambleístas, 14 pertenecen a la Bancada de Integración Nacional (BIN), 8 a SUMA, 3 son ex-CREO. Pese a eso, se abrió la puerta para pasar de una mayoría móvil como la del día sábado a una fija. Miembros de la BIN han señalado que en esta semana se dará a conocer si formarán parte o no de una alianza permanente con morenistas. Para aprobar leyes, necesitan cerca de 70 votos, que los podrían conseguir con SUMA y de desertores de CREO. Los primeros ya han expresado la posibilidad de trabajar en una agenda mínima con el oficialismo.

En cuanto a los partidarios de Correa tendrán cada vez más dificultades para poder imponer su agenda y seguramente seguirán perdiendo espacio y protagonismo. Cabe esperar que, luego de un triunfo en el Referendo, Moreno logre además captar a una parte del bloque Correísta. En cuanto a los movimientos de oposición, si bien CREO y PSC-MG demostraron tener una relativa unidad a la interna de sus movimientos, tendrán que reconfigurar sus acciones, y repensar en nuevas estrategias ante un reconfigurado bloque oficialista. Además de mantener cohesionados a sus miembros y evitar mayores deserciones.

1

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: