Compartir!

Luego de la renuncia de María Alejandra Vicuña, el Presidente Moreno presentó la terna para Vicepresidente, integrada por: Otto Sonnenholzner, Nancy Vasco de Maldonado y Agustín Albán, de la cual la Asamblea Nacional tendrá que seleccionar al segundo mandatario.

A diferencia de la terna enviada para reemplazar al ex vicepresidente Jorge Glas hace casi un año, que estuvo integrada por representantes del entonces movimiento oficialista Alianza País AP (Vicuña, Espinosa y Alvarado), la terna actual muestra a personas desvinculadas de AP y sin trayectoria política alguna.

Así, Moreno profundiza su alejamiento respecto a Alianza País, frente a los recurrentes escándalos de corrupción que han afectado a miembros del movimiento, y respecto a posiciones políticas y económicas radicales.

El primero de la terna es un economista con experiencia empresarial y periodística, bien conectado con las élites guayaquileñas, los medios de comunicación, y cercano al círculo personal del primer mandatario. Consideramos que es el candidato más opcionado.

Su cercanía con los círculos políticos y empresariales de Guayaquil se ha ratificado por el apoyo que ha recibido de CREO y PSC-MG, cuyos votos estarían asegurados para su elección.

Al no ser una figura con definiciones políticas y económicas claras, tampoco generará resistencia dentro del bloque oficialista, habiendo recibido ya el aval de la Presidenta de la Asamblea Nacional.

El perfil de los candidatos muestra la reticencia de Moreno de ubicar como Vicepresidente a una figura con cierto peso político y desvanece las especulaciones sobre su salida anticipada del poder.

No se espera que el nuevo vicepresidente asuma responsabilidades significativas en la gestión de gobierno y, más bien su elección, reforzará la influencia de los ministros: Roldán y Romo en la política, Martínez y Campana en lo económico y Pérez en sectores estratégicos.

La terna enviada refuerza la percepción de cierta indefinición por parte del gobierno sobre su estrategia política y económica a mediano plazo. El nuevo vicepresidente no le aportará políticamente para las elecciones de 2019 y 2021, ni influirá en las negociaciones con el FMI.

Compartir!

Contáctanos!

¿te gustó?

Tags: